+ Deporte, Rugby — marzo 25, 2020 at 18:18

La histórica temporada del Jaén Rugby espera su desenlace antes del 30 de abril

por
jugadores de jaén rugby en grupo
Los jiennenses estaban completado un año sensacional. Foto: Nerina Iantorno.

La Federación Española de Rugby ha sido clara en su comunicado: la competición en División de Honor B no ha concluido y cualquier decisión definitiva sobre su continuidad se tomará, en función de las directrices sanitarias, antes del 30 de abril.

Hasta entonces no se sabrá si se juega el último partido o se da por concluida la temporada tal y como está. Tampoco el calendario de la fase de ascenso. La decisión ha dejado sumidos en un mar de incertidumbre a los clubes de la categoría, entre ellos Jaén Rugby.

Los jiennenses, líderes del Grupo C, soñaban con cantar el alirón en el último partido de liga que se iba a jugar este domingo 22 de marzo. A día de hoy no saben ni siquiera si se llegará a disputar esa 22ª jornada.

Esta paralización genera muchas preocupaciones tanto a la directiva, como a la dirección técnica y a los propios jugadores.

La competición sigue viva, los jugadores tienen que entrenar en casa, los contratos y visados vencen y los presupuestos se agotan. Incertidumbre, preocupación y también desazón por la imposibilidad de organizar lo que queda de temporada y preparar la que viene.

Un cúmulo de circunstancias que, en palabras del presidente de Jaén Rugby, Eduardo Sánchez, “ha generado una gran frustración en todos los estamentos del club, afición y patrocinadores incluidos. Este equipo se ha convertido en un grupo humano ejemplar que merecía celebrar su triunfo por todo lo alto. Sólo la fatalidad, esta pandemia, les ha arrancado de cuajo la posibilidad de celebrar en nuestro campo la consecución de este campeonato de liga”.

Un noticia que, sin duda, no empeña una temporada histórica de Jaén Rugby. Ser campeones no era el objetivo cuando el 14 de septiembre Germán Caiser recogía el balón sacado de centro por CRC Pozuelo en Las Lagunillas.

Ni aquella primera victoria, in-extremis, tras una espectacular remontada en la segunda mitad, y contra uno de los favoritos, lo auguraba. Ni la siguiente en Almería, también remontando. Perder en la cuarta jornada contra Ingenieros Industriales lejos de frenar su progresión, sirvió incluso de revulsivo.

Aquellos diez minutos fatales en Las Rozas provocaron una conjura de toda la plantilla, tenían toda la primera vuelta para corregir errores.

El equipo se iba haciendo en cada entreno, en cada partido a las propuestas de sus técnicos, Juan Alfredo Cerván y Nicolás Sanfilippo.

Los fichajes – el último, Mauro Macchi, llegó en la 7ª jornada-, acoplándose con los veteranos del club, los jóvenes incorporándose a la alta competición. Y con ello se iba el llenando el casillero de victorias. Porque aquél partido del 5 de octubre en Las Rozas fue el único que Jaén Rugby ha perdido en toda la temporada.

Esa conjunción, ese juego colectivo salpicado con brillantes acciones individuales, ha sido una de las claves del éxito del equipo. Equipo dentro y fuera del campo.

En esta trayectoria impecable hay tres victorias muy significativas. El 0-50 a Marbella Rugby Club de la 8ª jornada -donde el equipo dejó clara su personalidad- y las dos consecutivas contra rivales directos. Una, contra CAU, cerraba la primera vuelta.

Otra, contra CRC Pozuelo en su campo, abría la segunda. Ese encuentro demostró por qué la de Jaén es la mejor defensa del grupo, y quizás de la categoría.

Aquellos 10 minutos antes del descanso, jugando en inferioridad, parando cada ataque rival, sin infracciones, placando una y otras vez a cinco metros de su línea de ensayo se han convertido en inolvidables.

Pero el juego de Jaén Rugby no ha sido sólo de contención. El equipo ha ofrecido un juego ágil, potente, vistoso en definitiva, cuando estaba en posesión del oval.

La rapidez en el juego la mano, desde la primera línea hasta el zaguero, ha sido otro elemento clave para alcanzar todos los objetivos que se iban marcando a medida que avanzaba la competición.

Sin él, Facundo Rutolo no sería el máximo anotador del grupo con 240 puntos, 225 conseguido mediante tiros a palos –también lidera esta clasificación.

Sin ese juego rápido no habría tres jugadores de Jaén Rugby entre los cinco con más ensayos anotados: Timoti Marr es segundo con 21, Joey Marston tercero con 20 y Fernando Pulido ocupa el cuarto puesto con 17 ensayos.

El 18 de enero llegó la revancha contra Ingenieros Industriales. Partido de mucha tensión al que los jiennenses salieron muy concentrados.

Intercambio de golpes entre la mejor defensa y el mejor ataque que quedó reflejado en el marcador final: 33-28.

Las distancias se apretaban y los equipos ya tenían cada uno su derrota. Como ha quedado dicho, después de cada objetivo cumplido surgía uno nuevo en la charla post partido. Trenzados, en círculo, ¿por qué no ser primeros?

Y se logró en la jornada 19ª. Victoria incontestable en casa, 94 a 13, sobre Marbella RC y derrota del líder contra CRC Pozuelo. Jaén Rugby se aupaba a la primera posición.

Antes había jugado contra CAR Cáceres con 19 jugadores en la convocatoria. Las ausencias de Marr y de los dos medios, Esteban Areán y Facu Rutolo, la grave lesión de Fran Víbora…

Todas las bajas fueron cubiertas, a buen nivel, gracias a la polivalencia de los miembros de la plantilla y la aportación del equipo senior de Liga Andaluza.

Han sido 21 partidos, 21 historias. El debut como titulares y los primeros ensayos en División de Honor B de Fran Víbora, Luis Moriana, Juan Sánchez y “Misha” Chaikhiev, las carreras a todo campo de Yako Irusta, la ferocidad placadora de German Caiser y Emiliano Gómez, la capitanía de Álvaro González, aquél ensayo de Matías Sánchez con rivales agarrados a su espalda, los 3 de Javier Ibáñez contra Marbella, los 4 de Marr contra Málaga, los contrapiés de Marston, la seguridad de Ulises Raya y Rodrigo Santías, las zancadas de Marco Gasparri, el empuje de Andrés Mercanti, los relevos de Mariano Expósito, el sacrificio de Juan Navarrete, la sobriedad de Cezar Ciobanu, la elegancia de Mauro Macchi, la visión de juego y la continuidad que le dan “Facu” Rutolo y Esteban Areán, “Nandi” Pulido y su segunda juventud o la eterna en la que vive el gran capitán Jose Manuel Espinosa, “Espi”, contagiando ilusión y hambre a cuantos jugadores se han puesto esta temporada histórica la camiseta verde oliva de Jaén Rugby.

Juande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *