Alejandro Copete, Primer equipo, Real Jaén — octubre 17, 2020 at 8:28

Análisis del rival: Loja CD

loja cd
El Real Jaén visita el Medina Lauxa. Foto: Loja CD.

Alejandro Copete | @Ale_Copete

Vuelve al fútbol en la Tercera División, vuelve a rodar el balón en los estadios del subgrupo A. Y en Loja se vuelve a apostar por un proyecto continuista que, sin embargo, piensan que ya toca ver de nuevo algo positivo.

El conjunto granadino terminó la liga (de manera abrupta) en la undécima posición de la tabla, la peor desde que volvió a la Tercera División. Eso supuso un frenazo a su trayectoria de equipo acostumbrado a la zona noble y que desde 2016 no sabe lo que es pelear por el ascenso.

El entrenador Párraga tenía una oferta de renovación, pero optó por no continuar en el Medina Lauxa. No han ido muy lejos para buscar el recambio: Leo Fernández, el que fuera su segundo, debutará como míster en un banquillo de Tercera División.

Esa apuesta por lo local, por la casa, por lo conocido se reconoce en mantener un bloque que ya forman parte de la vida diaria en la localidad granadina. Jugadores como Ariza, Óscar Cano, Lolo Armario, Seco, Peso, Naranjo… seguirán siendo parte de la familia lojeña.

Tuvo el Loja CD también bajas sensibles, como el central Nino, el pichichi de la pasada campaña Javi del Moral y David Gámiz, jugador de mucha calidad para el conjunto granadino.

Para compensarlas han venido jugadores que conocen la categoría como Migue Cobo (ex Granada B y Huétor Tajar) y un viejo conocido de la afición lagarta: Sergio García. Pero destaca el mercado de fichajes lojeño a la hora de confiar en jugadores jóvenes procedentes de categorías inferiores.

Cata, Donaire, Chava y Álvaro (estos últimos procedentes del fútbol madrileño y asturiano respectivamente) son apuestas que tendrán que pelear para que en Loja sean considerados dignos del equipo y de su trayectoria.

Los granadinos, en esta primera fase corta tan igualada a priori, buscan recuperar la vitola de favoritos al ascenso, un aspecto que el Real Jaén lleva año tras año y no se sabe si llega a pesar demasiado. Este año promete que la presión por los objetivos llegará a las cotas más altas posibles. Tendremos que estar allí para verlo.

Juande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *