+ Fútbol, Emilio Antolín — marzo 25, 2019 at 17:37

Un asalto que no llega

por
El Real Oviedo cayó en la cancha del Sporting de Gijón.
Carlos Hernández defiende un balón frente al Sporting. Foto: La Liga |1|2|3.

Emilio Antolín // @EmilioAntolin

Una semana más, los objetivos más ambiciosos se resisten para los nuestros, que siguen sin dar el paso definitivo junto a sus equipos para poder reflejar en la tabla lo visto sobre el césped.

El Almería de Corpas se tuvo que conformar con un empate ante el Deportivo de la Coruña en un duelo en el que los rojiblancos fueron mejores, pero en el que la falta de puntería hizo que no se moviera el 0-0 inicial hasta el 90. A nivel individual, Corpas, que estuvo 73 minutos sobre el césped, fue el claro reflejo de su equipo. Jugó bien, atacó mejor, pero no acertó en la definición, errando dos claras ocasiones que podrían haber cambiado el partido (en una se topó con el palo y en otra perdió el mano a mano con el meta rival).

Una oportunidad perdida para lograr un sitio en la zona de ‘play off’ que también dejó escapar el Oviedo, que sufrió una dolorosa derrota ante el Sporting en el derbi asturiano. Anquela planteó un partido serio en el que contó con Carlos Hernández en la zaga, donde el central trabajó sin descanso durante 90 minutos. No obstante, el buen trabajo defensivo del jiennense no fue suficiente para evitar una derrota (1-0) en un encuentro cargado de tensión.

Mejores noticias ha dejado esta semana la zona baja, donde el Córdoba ha logrado arañar un meritorio punto ante el Cádiz (1-1) en un envite en el que Aguado apenas contó con un cuarto de hora. El centrocampista parece haber perdido su sitio en la medular y una vez más saltó desde el banquillo, en esta ocasión en el 73′, contando con un final de partido muy agitado en el que apenas pudo hacer nada.

Más participación, y muy destacada, tuvo Iván Sánchez en la victoria del Elche ante el Alcorcón (3-1). El extremo fue un puñal por su banda durante 90 minutos, se mostró muy superior a su par en la banda y, al igual que su equipo, acabó cerrando una meritoria actuación que se reflejó en el marcador. No marcó, pero fue lo único que le faltó para hacer un partido de 10.

Por último, Manu del Moral tuvo que ver desde el banquillo como su equipo goleaba al Numancia, logrando un 4-0 con el que aleja la zona de descenso un poco más.

Juande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *