+ Fútbol, Emilio Antolín — junio 17, 2018 at 10:08

Cuando los sueños superan a la realidad

por
Javi Moyano, entre afición y jugadores, tras la conclusión del partido. Foto: LaLiga 1|2|3.

 

Emilio Antolín // @EmilioAntolin

“Un sueño que parecía lejos en agosto, difícil en enero, imposible en marzo, pero con el apoyo de todos hemos conseguido”. Así expresaba Javi Moyano la satisfacción de rozar con los dedos una meta, la del ascenso, que ya es una realidad. El Valladolid de Javi Moyano es de Primera a costa de un Numancia, el de Manu Del Moral, que se ha quedado con la miel en los labios.

Y lo cierto es que la eliminatoria solo ha tenido un color, el blanquivioleta, especialmente tras un partido de ida en el que los pucelanos arrasaron al Numancia por 0-3. Los Pajaritos fueron testigos de un encuentro en el que estuvo Moyano pero no Del Moral, aunque el lateral se tuvo que retirar lesionado antes de la hora de partido. Cuajó hasta entonces un encuentro soberbio el ‘17’, que al igual que en las ‘semis’ del play off no se arrugó y lideró a su equipo mientras pudo, aportando su granito de arena a una victoria que cuando se marchó ya estaba más que encaminada.

Diferentes fueron las sensaciones en Zorrilla, con el Valladolid con pie y medio en Primera y el Numancia obligado a dar la vuelta a la eliminatoria. Sin Moyano, que en esta ocasión tuvo que arengar a los suyos desde el banquillo, la ya escuadra de Primera planteó un partido intenso, como si la ventaja de la ida no existiera. Sorprendió, quizás, a un equipo soriano que fue de más e menos en la primera mitad, viéndose obligado Jagoba Arrasate a realizar los tres cambios de golpe al descanso. Dio entrada entonces el técnico a Manu Del Moral y lo cierto es que el ‘7’ le dio otro aire a su equipo. De hecho, aprovechó sus últimos 45 minutos de la temporada para despedir su extraordinaria campaña como más le gusta, marcando. En el 87 remató a gol en el segundo palo haciendo una diana que, no obstante, no sirvió para que su equipo celebrara al menos una victoria, pues cuando el envite moría Mata se despidió del Valladolid (todo apunta a que la próxima temporada jugará en Getafe) logrando el definitivo empate a uno.

Un total de 2881 minutos, repartidos en 33 partidos entre Copa y Liga, una diana, una capitanía llevada con profesionalidad tanto desde el césped como en la banda… Una temporada soberbia con un sprint final en el que ha sido uno de los grandes culpables. Javi Moyano ya es de Primera.

Juande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *