Alejandro Copete, Primer equipo, Real Jaén — enero 20, 2018 at 8:41

Análisis del rival: CD El Palo

por
Once del conjunto malagueño en su visita al estadio de La Victoria. Foto: Juande Ortiz.

 

Alejandro Copete // @Ale_Copete

La obsesión es el ascenso. Los del barrio malagueño lo saben y también son conscientes que no se pueden permitir más fallos para no seguir alejándose de las zonas de Play Off del Grupo IX de la Tercera División. Dos derrotas consecutivas ante el Juventud Torremolinos y ante el Antequera han vuelto a encender unas alarmas, una derrota por inesperada y otra por tratarse de un rival directo, que no se encendían desde la destitución de Sefi en la undécima jornada por no cumplir los registros previstos.

Porque la idea de la directiva paleña era no repetir el fiasco de la temporada pasada (un octavo puesto) y conseguir pelear por volver a la categoría de bronce de nuestro fútbol. La situación ahora del C.D El Palo es que ocupa esa misma posición y el cuarto puesto se encuentra a 6 puntos. Y la llegada de un Real Jaén enrachado convierte este partido en casi un antes y un después para el devenir del equipo malagueño.

Se confió la plantilla a Funes, ex del Loja y del Vélez, que si nos ponemos a mirar por jugador, podríamos decir que es una de las mejores de todo el grupo. Jugadores de veteranía y con calidad indiscutible forman esta escuadra con ejemplos muy claros: el guardameta Reina, el central Nacho Aranda, el mediocentro Jorge Joaquín Durán, el goleador Mauri (10 goles) y el incombustible Apoño (baja por expulsión). Y los que vienen empujando por la cantera, como Mode y Lapeira. Un conjunto para pelear en todo lo alto que con el nuevo entrenador solamente ha sumado tres derrotas (sumando las dos seguidas) y llegó a estar 10 partidos consecutivos sin perder.

Con la idea de reforzar la defensa “vuelve” al conjunto blanquiazul el central Diego García Verdugo, que ha sumado muchos minutos en su experiencia en Vélez. El C.D El Palo buscará acabar con la racha negativa y volverse a subir a un tren que le obsesiona no perder. Como el viajero que corre por el andén chocando su equipaje contra todo y todos porque el silbato de la locomotora está sonando.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *