Jaén FS — marzo 18, 2018 at 20:01

El Jaén Paraíso Interior FS, campeón de la Copa de España 2018

por
Los jiennenses, tras proclamarse campeones de España. Foto: Juande Ortiz.

 

MOVISTAR INTER 3-4 JAÉN PARAÍSO INTERIOR FS

@jj_ballesteros

Hoy más que nunca, el lema ‘Jaén nunca se rinde’ cobra el sentido más imperativo. Con un tres a uno en contra, frente al mejor equipo del mundo, en la tierra del equipo interista. Parecía imposible, pero el Jaén Paraíso Interior FS logró vencer al Movistar Inter: remontó y se llevó su segunda Copa de España de Fútbol Sala, este año bajo la nomenclatura ‘Comunidad de Madrid 2018’.

Parafraseando a don Luis Aragonés, “las finales no se juegan, se ganan”. El Jaén FS ha jugado dos finales en cuatro años y ha vencido en las dos. Hoy, Chino anotó el tanto de la victoria en la segunda parte de la prórroga. Un gol para que Boyis levantara minutos después el trofeo hasta el cielo de Madrid, en sintonía con la exquisita voz de Freddy Mercury.

Comenzaba el Jaén buscando el dominio de juego, a través de sus cinco hombres de inicio. Cinco hombres porque Dídac se escoraba a la banda para dar apoyo a sus compañeros en la conducción. Boyis se animaba en la primera oportunidad del encuentro, incrustándose entre dos interistas para chutar a portería, pero la bola se fue lamiendo el palo. El de Doña Mencía lo intentaba minutos más tarde con un disparo desde la derecha que despejó Jesús Herrero.

Permutaba el banquillo del Jaén FS y esta vez entraban Mauricio, Giasson, Jordi y Bingyoba. El pívot madrileño dispuso de un gran opción de poner por delante a los suyos, con un disparo cruzado que impactó contra la madera.

El Movistar se animaba poco a poco ante ese gran inicio del Jaén. Bebe chutó a puerta desde el centro y el esférico se marchó a saque de portería. Después fue Elisandro el que disparó desde una falta directa un trallazo que esta vez pegó en la pierna de su compañero Daniel.

El enfrentamiento se vislumbraba muy igualado, con dos equipos que circulaban el cuero pero que no encontraban disparo por la buena disposición defensiva de sus cierres.

El Jaén volvía a estrellarse contra el poste. En este caso, Carlitos, con un lanzamiento de falta directo, lanzó potente al palo. El rechace quedó en el centro de la pista desde donde lanzó Dídac, y la recuperación de la pelota la cazó Bebe para chutar desde su área a portería, y allí estaba Mauricio para sacar con la cabeza bajo palos.

El primer tanto del partido llegó para el equipo que actuaba como local. Una acción individual de Gadeia desde la zona derecha del área acabó con un disparo al fondo de la red. Era el 1-0.

Seis minutos antes del descanso, Ricardinho pujó por un balón con Dídac cuando el meta tenía posesión del mismo. Pero el dúo arbitral no consideró falta y Elisandro cogió la pelota para chutar al palo. La jugada fue muy protestada por la parroquia amarilla. Unos segundos después volverían a reclamar una falta cercana al área sobre Alan Brandi que tampoco se decretó.

Tras el paso por vestuarios, el Paraíso Interior salió más decidido en ataque, con más soltura e ideas más claras. Boyis chutó de falta directa buscando la escuadra (Alan Brandi había sacado la primera falta del Inter en la segunda parte) y Jesús Herrero sacó la mano a la escuadra para despejar a córner. Después, Burrito realizó una jugada individual, marchándose de Daniel, pero no encontró un compañero para asociarse en el interior del área.

Y a los tres minutos del segundo periodo llegaría el empate. Mauricio acertó a rematar dentro del área con un punterazo potente que se coló entre los brazos de Herrero. Una gran forma de arrancar.

Pero había un jugador que todavía no había hecho acto de presencia. El mejor del mundo. Ricardinho. No desaprovechó un balón suelto en el centro de la pista para encararse a Dídac, picar la pelota y rematar al placer. Golazo para dejar cuesta arriba la contienda al equipo andaluz. Y peor se le pondrían las cosas segundos después, cuando Elisandro desplegó la pierna con un potente latigazo raso, que no captó Dídac.

Parecía misión imposible para el escuadrón amarillo. Además, en cuestión de un minuto, los jiennenses quemaron tres faltas, dos de Wendell y una de Mauricio, lo que situaba en cuatro el casillero de infracciones.

Burrito avanzaba metros con seguridad, tratando de zafarse de su par, pero volvía a requerir un partner que no le apoyaba en ataque. Dani Martín también entraban en ese juego, que realizó tres jugadas personales con sus respectivos lanzamientos a portería. Uno de ellos, con una excepcional parada de Jesús Herrero a la base del palo.

En ese empuje amarillo, Carlitos entraba en el área y disparaba cruzado y recortaba distancias en el marcador. Gol de empuje, de alma, de esperanza. La Marea Amarilla entendió el mensaje de Carlitos en forma de gol y se volcó con los suyos.

A falta de 2:48, Dani Rodríguez le puso la camiseta a Mauricio de portero y los jiennenses atacaron de cinco. Y volvía ese empuje característico del Paraíso Interior, capaz de cualquier cosa. Dentro del área, Dani Martín cazó un balón y pegó un tremendo punterazo a la derecha de Herrero, que solo pudo contemplar cómo entraba la pelota en su portería. La grada enloquecía.

Quedaba muy poquito tiempo, la contienda se había igualado y podía suceder cualquier cosa. Chino recibió por encima de Ricardinho y en el uno contra uno elevó la pelota sobre Herrero, pero no lo suficiente y el meta atrapó el cuero. Después, el Movistar realizó dos disparos contra la meta jiennense, pero Dídac seguía inconmensurable y desbarató la intención de ponerse por delante. Así se llegaba al tiempo de prórroga.

En los tres minutos extra, el Movistar salió con mucha intensidad. Elisandro y Ricardinho dispusieron de sendas ocasiones para anotar el cuarto, aunque Dídac no quiso que así fuese. Carlos Ortiz se aprovechó de un rechace en la zona de tres cuartos para chutar, aunque desvió demasiado el esférico. La quinta falta para el Movistar llegó con una mano de Carlos Ortiz en el último suspiro de la primera parte de la prórroga.

A los 27 segundos de la segunda parte de la prórroga, Jesús Velasco puso a sus hombres a jugar de cinco, con Rafael Rato como jugador que portaba la camiseta de guardameta. Y en uno de esos ataques, ¿quién apareció? El hombre de la Copa, el hombre salvador, el hombre con experiencia; el albaceteño-jiennense. Chino cogió el balón y disparó con un único objetivo: la portería. Golazo que dio el título al Jaén Paraíso Interior FS. Jaén nunca se rinde. Jaén es campeón de la Copa de España Comunidad de Madrid 2018.

FICHA TÉCNICA

Movistar Inter (3).- Jesús Herrero, Ortiz, Ricardinho, Gadeia y Elisandro (quinteto inicial), Pola, Solano, Daniel, Bebe, Humberto.

Jaén Paraíso Interior FS (4).- Dídac, Boyis, Chino, Carlitos y Alan Brandi (quinteto inicial), Mauricio, Giasson, Jordi Campoy, Bingyoba, Dani Martín, Burrito, Víctor Montes, Wendell.

Goles.- 1-0, Gadeia (min.12); 1-1, Mauricio (min.24); 2-1, Ricardinho (min.27); 3-1, Elisandro (min.28); 3-2, Carlitos (min.35); 3-3, Dani Martín (min.38); 3-4, Chino (min.45).

Árbitros.- Urdanoz Azpeteguía y Felipe Madorrán. En el Movistar, amarilla para Gadeia, Ricardinho. El en Jaén FS, amarilla para Mauricio, Bingyoba.

Incidencias.- Encuentro correspondiente a la final de la Copa de España Comunidad de Madrid 2018 entre el Movistar Inter y el Jaén Paraíso Interior FS, en el WiZink Center, que registró un lleno con 12.632 espectadores.

FOTOGALERÍA, de Juande Ortiz: Movistar Inter 3-4 Jaén FS (final Copa España 2018)

Juande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *