Alejandro Copete, Primer equipo, Real Jaén, UDC Torredonjimeno — diciembre 5, 2017 at 20:52

La leyenda se refleja en el UDC Torredonjimeno

por
UDCT-VELEZ
Los jugadores del Torredonjimeno celebran un gol en su cancha. Foto: EDJ.

 

Alejandro Copete // @Ale_Copete

Hace poco arreglaron el sistema de campanas de mi localidad natal para que a cada hora, resuenen para informarnos, por si teníamos dudas, en qué hora del día vivimos. ¿Por qué se empieza un artículo para un periódico digital de deportes de esta manera? Porque en el próximo partido del Real Jaén frente al UDC Torredonjimeno, no puedo evitar recordar que las campanas de mi pueblo tienen su origen en esa localidad jiennense. Si Proust escribió que el olor de una magdalena hacía recordar la infancia del personaje de la novela “En busca del tiempo perdido”, recurso que luego Pixar utilizó también para una película infantil pero a la vez para todos los públicos que es “Ratatouille”; yo no puedo dejar de pensar en la antigua población de Tosiria cada vez que escucha el redoblar de las campanas.

Un equipo, el UDC Torredonjimeno, que se encuentra en su mejor momento de la temporada. 8 jornadas seguidas invictos (llegando a sumar 5 jornadas ganando seguidas) los han hecho colocarse en la zona noble de la tabla, con mucho trabajo hecho (pero todavía mucho por hacer) para conseguir el objetivo de la permanencia. Y ahora toca “derbi” regional, partidos que siempre consiguen motivar a propios y extraños por la cercanía y rivalidad que siempre hay dentro de todas las provincias de nuestro país. Y si los aficionados del Real Jaén buscan en los tosirianos algún rastro de su legado, simplemente con mirar al banquillo pueden hacer como las campanas de mi pueblo, hacer pensar y recordar.

Porque únicamente al mencionar el nombre “Manuel Chumilla” se consigue, con casi total seguridad, sacar una sonrisa de los labios de aquellos aficionados que ya pinten canas en el seno del Real Jaén. Chumilla era calidad. Chumilla es el recuerdo de la vieja Victoria, de mirar cada lunes en el periódico la tabla de clasificación de la Segunda División y soñar con crear una racha duradera bañada en plata. Jugador que más temporadas ha vestido la camiseta del Real Jaén (16 temporadas, 444 partidos 48 goles) desde su debut en el primer equipo en la temporada 86/87, dos ascensos a Segunda, entrenador del equipo C y del B, segundo entrenador del primer equipo… Chumilla es más lagarto que el propio de la leyenda.

No es el único nexo de ese pasado del Real Jaén en el equipo de Torredonjimeno, sino que en plantilla sigue, con sus 40 años y en un estado muy óptimo, Javi Luque. Criado en las categorías inferiores del Real Jaén, llegó a formar parte del primer equipo del 1998 al 2000 y en una segunda etapa en la temporada 2005/2006. Junto al guardameta lagarto Emilio pueden juntarse y evocar otros tiempos.

Son 9 el número de jugadores tosirianos restantes que hemos encontrado con pasado en la entidad de la capital del Santo Reino. La gran mayoría de ellos procedentes del conjunto Juvenil con paso también por el filial, como Rubén López (2009-2011), Iván Vico (temporada 2016/2017) y Luis Heredia, portero suplente fichado este año por el UDC Torredonjimeno. Otros jugadores hoy rojiblancos incluso proceden además de categorías más inferiores, concretamente del equipo Cadete del Real Jaén. Estos son el guardameta titular Olivares (2009-2015), Edu Osorio (lagarto desde el 2007 hasta el 2014) y el actual pichichi con 8 goles Juan Carlos (2010-2013 y una segunda etapa en el juvenil la temporada 2014/2015).

Encontramos también un rastro de huella lagarta en Miguelín, con dos temporadas como jugador del Real Jaén B durante los años 2005, 2006 y 2007). A la hora de analizar quienes de todos estos jugadores formados en categorías inferiores lograron dar el auténtico salto hacia el primer equipo tenemos dos ejemplos que difieren un poco a la hora de ver sus estadísticas. Por un lado tenemos a Adrián, que pasó por Juvenil, filial y primer equipo durante los años (2009/2013), participante y de manera activa en la plantilla que consiguió el último ascenso a Segunda División. Y el otro ejemplo fue justamente compañero de vestuario esa misma temporada: el lateral Álvaro que apenas se le vió en el terreno de juego tras formar parte del equipo B (2010-2011) y estar dos temporadas en el primer equipo.

Para el partido del miércoles, los tosirianos recuperan a Juan Carlos, Vicente y Lara, mientras que serán duda hasta última hora  los lesionados Zapa y Miguelín. Se respira mucho orgullo de equipo local en el Matías Prats en busca de la tercera temporada consecutiva en el grupo IX de la Tercera División, construir unos cimientos estables en esta refundación para que siga habiendo mucho fútbol siempre en Torredonjimeno.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *